Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Noticias "Read about the things that happen throughout the world/Don't be believe in everything you see or hear..."/'News of the world'/The Jam

29

Abr
2015

In Noticias

By ruben soler

Entrevista con Elvira Asensi, la traductora de “Shakey”

On 29, Abr 2015 | In Noticias | By ruben soler

Casi todos los miembros de CSN&Y ya han editado su autobiografía, sólo nos falta por leer la de Stephen Stills. Cuando terminé “Wild Tales” de Graham Nash, decidí empezar “Waging Heavy Peace: A Hippie Dream” la de Neil Young, pero por accidente, “Shakey”, la biografía del canadiense escrita por el periodista y escritor Jimmy McDonough, se interpuso en mi camino. El “libraco” (944 páginas) llegaba a España gracias a la editorial Contra y lo traducía Elvira Asensi Monzó. Hace unos meses, tras asistir a la presentación del libro en Valencia me aventuré a enviarle unas preguntas a Elvira, y muy amablemente me las contestó…

Bueno Elvira,en primer lugar muchas gracias por haber traducido “Shakey”, creo que todos los fans y admiradores de Neil Young no podremos estarte lo suficientemente agradecidos por ello. Empecemos, tras asistir a la presentación del libro, en el que te acompañó el periodista y escritor Eduardo Guillot, me gustaría hacerte unas preguntas sobre el proceso de traducción y las tribulaciones por las que pasó el libro.

¿En qué momento entró Neil Young en tu vida? ¿Y cuándo lo hizo “Shakey” de Jimmy McDonough?
Neil Young entró en mi vida siendo yo adolescente. Por aquella época él estaba en plena fase de “Padrino del grunge” y yo tuve a suerte de verlo en directo por primera vez en el Festival de Reading de 1995 acompañado por Pearl Jam. “Shakey” ya llevaba varios años en el mercado cuando yo me lo regalé por mi cumpleaños en el año 2009, creo recordar.

¿Cómo nació la idea de querer enfrentarse a la traducción de una obra tan vasta como “Shakey”?
Pues todo fue una cosa bastante sui generis. Cuando empecé a leer “Shakey” me enganchó de una manera increíble desde el principio. Más allá de su gran valor desde el punto de vista del contenido, que es una joya para todo fan de Neil Young, sentí una gran sintonía estilística con el autor y pensé que si había alguien capaz de hacerle justicia a ese libro, era yo. Ya ves, una locura de idea, pero yo a veces me muevo por impulsos… Nunca había traducido un libro y desconocía totalmente el funcionamiento del mercado editorial español. No sabía con quién tenía que hablar, qué tenía que hacer… Empecé a preguntar a unos y a otros y como nadie me aclaraba demasiado, decidí ponerme en contacto directamente con Jimmy McDonough para explicarle mis intenciones. Le envié un email de lo más zumbado y pensaba que ni siquiera me respondería. Para mi sorpresa, no solo lo hizo de manera inmediata, sino que además me aseguró que iba a ser yo quien tradujera “Shakey” al castellano y que él me iba a apoyar. Jimmy creyó en mí desde el principio sin ni siquiera conocerme. Simplemente le hizo caso a su instinto, y al final la cosa salió muy bien. Le debo mucho a Jimmy, y de este proyecto ha salido una gran amistad entre ambos. Yo me he comprometido a traducir todos sus libros, así que ahora me falta convencer a mis editores, jejeje.

¿Cómo abordaste la traducción? ¿Decidiste fragmentar el libro para adentrarte en él poco a poco?
Traducir este libro ha sido un arduo trabajo comparable al de un pintor. Se ha hecho a base de capas. Muchas capas. Empecé por un trabajo de investigación enorme, porque el libro está plagado de referencias culturales y musicales que apenas son conocidas fuera de Estados Unidos, así que hubo que pensar mucho en los parámetros de traducción antes de abordar la obra para asegurarse de que se mantenía la uniformidad a lo largo de todo el volumen y no había contradicciones ni discrepancias en la traducción, y que se entendía todo bien en castellano. Fueron necesarias bastantes notas explicativas para evitar que se perdieran las connotaciones del original. Además del trabajo de investigación, había que pensar en las diferentes voces y niveles de discurso que combina el libro, que era todo bastante complicado, para conseguir mantenerse lo más fiel posible al original. Una vez tuve claras todas esas cuestiones previas a la traducción, empecé a elaborar un primer borrador. Consulté con músicos y gente conocedora del léxico musical para las partes más técnicas del libro. Le estoy especialmente agradecida a Carlos Cuesta, que me ayudó muchísimo con la parte técnica. Después empezó la fase de pulido, a base de lecturas y relecturas sin fin y se fue perfilando el estilo hasta llegar al texto final. Conté con la ayuda inestimable del autor en todo momento, sin la cual no hubiera sido posible traducir el libro con el rigor que lo he hecho. Había bastantes frases y pasajes que resultaban ininteligibles, porque Neil Young despliega un discurso fragmentado, que muchas veces no tiene ningún sentido, ni siquiera en inglés, y de no ser por Jimmy, que siempre me explicaba el contexto y las circunstancias en las que tuvieron lugar algunas de las conversaciones, algunos fragmentos hubieran resultado poco menos que indescifrables. ¡Lo son incluso para el propio Jimmy!
El texto original combina una multiplicidad de voces y de estilos. Había que mantener la diferenciación entre esas voces y estilos en todo momento, y no mezclarlas. Por ejemplo, el narrador, que es Jimmy, utiliza un nivel de discurso totalmente distinto al que usa el “personaje” de Neil Young durante sus conversaciones con Jimmy, que es un discurso oral coloquial y muy fragmentado. Me devané bastante los sesos para lograr mantener la coherencia discursiva respecto al original, y mi principal objetivo fue que el lenguaje resultante sonara a castellano castizo, y no a traducción calcada del inglés que le chirriara al leerlo al lector español. Decidí que para traducir el discurso oral de Neil Young en sus conversaciones con Jimmy lo mejor sería crear un personaje, darle una voz propia y mantenerla a lo largo de todo el libro. Supongo que es algo parecido a lo que hace un actor cuando le toca interpretar un papel. Yo hice exactamente eso. Cada vez que me tocaba traducir los trozos de Neil me ponía en “modo Neil” y me esforzaba porque todo quedara uniforme dentro de ese personaje. Me divertí mucho con eso, debo reconocerlo.

Me gustaría que me hablaras un poco de la distribución del libro. En la presentación comentaste que tras terminar ‘Shakey’ no pudiste mover el libro. Finalmente apareció la editorial Contra varios años después, lo que os permitió llegar al mercado. ¿Qué ocurrió? ¿Cuál fue el proceso que seguiste hasta conseguir que el libro llegase a las librerías?
Uff, este es un tema que da para varios volúmenes, así que intentaré sintetizar. Básicamente, la primera editorial que se interesó por “Shakey”, Global Rhythm, empezó a hacer aguas al poco de meterme de lleno con la traducción, hasta el punto de quebrar cuando yo ya les había entregado mi manuscrito. Por suerte, entretanto apareció Contra, una maravilla de editorial que acababan de crear con mucho cariño dos buenos amigos míos de hace muchos años: Didac Aparicio y Eduard Sancho. Cuando Global Rhythm quebró y “Shakey” corría el riesgo de quedarse en un cajón para siempre (porque para más INRI Neil Young había publicado también sus memorias por aquel entonces y también estaban pendientes de publicación en España…) decidí llevar el libro a Contra y ellos fueron quienes finalmente accedieron a editar el libro. Confiaron muchísimo en mí y en mi criterio, y les estoy muy agradecida. Ha sido toda una odisea no exenta de drama que casi me cuesta la amistad con Jimmy y que me ha enseñado mucho sobre lo mal que funcionan las cosas en este país, pero por suerte yo nunca cejé en mi empeño de sacar este libro en las mejores condiciones y Contra es, sin lugar a dudas, el mejor hogar para “Shakey”. Estoy muy contenta de que al final hayan sido ellos quienes lo hayan publicado.

Bueno, ahora si quieres tienes la biografía de Nash “Wild Tales” o la de Crosby “Long Time Gone”. Tras tu primera y exitosa experiencia como traductora ¿Tienes algo en mente?
Sí, tengo una propuesta de Contra entre manos, pero no tiene nada que ver con la música. Se trata más bien de un ensayo literario. Aún no te puedo dar más datos, pero es un libro muy original e interesante, y todo un desafío, un poco en la línea de “Shakey¨, por su complejidad, así que esperemos que a este también le consiga hacer justicia.

Y ya la última pregunta, Neil Young… ¿Qué disco de Neil hace que te emociones o que se te erice la piel? ¿Con cuál conectas más?
La verdad es que nunca sé cómo contestar a esa pregunta. No hay un disco de Neil Young que sea mi preferido. Hay muchos con los que conecto y que hacen que se me erice la piel, como dices. Digamos que mis preferidos son todos los que grabó con David Briggs, sin lugar a dudas. Fuera de esos, siento especial predilección por “Zuma”, producido por Tim Mulligan.

Gracias por tu tiempo y pasión por Neil Young. Espero con interés tu próximo trabajo, que seguro será de lo más interesante.

Y hasta aquí la primera parte de dos posts que le voy a dedicar a “Shakey”… Stay Tuned!!!

Elvira Asensi Monzó es valenciana de nacimiento y es traductora terminóloga profesional. “Shakey” es un primera incursión en la traducción literaria. Actualmente trabaja en varios proyectos, todos relacionados con la música y la literatura.

Comments